Wednesday, 29 May, 2024

POR LAS COLINAS DE SENIGALIA


Senigallia la ciudad de los romanos que se construye en la costa del Adriático. Una ciudad que atrae por su verde mar, su arena aterciopelada y la inmensidad de sus colinas que se pierden en el mar.

No sólo es andar en bicicleta por esta encantadora ciudad, además de descubrirla caminado por sus paradisíacos circuitos de su campiña. Su abundante vegetación embellece cada paso dando suspiros, no necesariamente de cansancio, sino de sentirse cautivado por tanta naturaleza. La que no mezquina nada en este territorio con su pequeña población, cerca de 50000 habitantes.

Campos de girasoles en flor

Iniciar el circuito para adentrarse en las colinas es tener un momento del día de un disfrute total. Nada mejor que para un atleta que salir a trotar por estas tierras colmadas de robles, gran variedad de árboles, y deslumbrarse con los campos cultivados de girasoles.

Senigallia naturaleza y color

Senigallia grandiosa ciudad romana cuyo nombre era Sena Gallica, y actualmente se ha convertido en unos de los lugares turísticos más prestigiosos de la costa adriática. Se eleva en la costa del Adriático medio en la desembocadura del Pesaro, en dirección sur. El centro histórico sigue el trazado urbano de la ciudad romana que se fundó en una colina al sur del río Misa.

Su territorio es mayormente plano pero rodeado de colinas que se inclinan hacia el mar. Las mismas se asemejan a las olas del mar, como olas de tierra dando esa ondulación que las hace tan peculiares como en toda la región de la Toscana. Andarlas es sentirse libre, lo que permite estar en un estado de júbilo de manera constante.

Senigallia con sus colinas definen el lugar ideal para permanecer el resto de nuestras vidas.

Producción periodística: Patricia Fragapane Federiconi

Fotos: M.E.V.

Colinas, campo y mar

0 comments on “POR LAS COLINAS DE SENIGALIA

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *