Wednesday, 29 May, 2024

EL SUFRIMIENTO Y FELICIDAD NO DURAN PARA SIEMPRE


Por DANIEL COLOMBO

La vida es una constante de sorpresas, tanto placenteras como muy dolorosas. Esta en uno saber como sobrellevarlas en determinadas situaciones. El coach Daniel Colombo nos da las herramientas necesarias para hacer frente a las vicisitudes de la vida.

Hay hechos que marcan la vida de una persona y de toda la humanidad. Daniel Colombo, nos introduce en este tema tan relevante para todo ser humano, porque nadie está exento de transitar por momentos colmados de dolor, como por plenos de felicidad.

Como una pandemia global, el obtener el título de campeón mundial de futbol origina euforia a todo un país y el mundo en general. Un duelo, una tragedia o una desilusión amorosa, son algunos ejemplos con distintos parámetros según se los mire. Es en ese instante que se origina una sensación de que nada volverá a se igual que antes.

No todo es para siempre

A ese instante, Colombo lo llama liminalidad, un momento suspendido en el tiempo y en el espacio. Siempre existe un umbral en el que todavía no se manifestó lo que viene, que es una bisagra en la vida, afirma el profesional. Es un punto de transformación y un espacio de potencial, ya sea de una persona o grandes grupos sociales por medio de su imaginario colectivo.

Define liminalidad <a la cualidad de encontrarse en un estado de transición o de estar entre dos estados o condiciones>, es el abismo simbólico entre lo que fue y lo que será, desde el punto de vista emocional, espiritual y sentimental.

Cabe resaltar que ese umbral de incertidumbre tiene un tiempo de duración, se da como un proceso que empieza y termina, no dura para siempre. Ese momento de máximo esplendor o de mejor rendimiento, da lugar a una nueva etapa en la vida. Para, el coach, según con los recursos que se cuenten puede durar más o menos tiempo. Es un transitar escalón por escalón; hay momentos de tensión, dolor e incertidumbre, donde aparece la adrenalina, luego un bajón, que después se vuelve a remontar. Así sucesivamente, hasta completar el ciclo.

Para muchos la felicidad dura poco

Son muchos los ejemplos de liminalidad que se originan en la vida diaria. Por ejemplo una persona que cambia de trabajo, o cuando se pasa de una relación a otra, o cuando se rompe un afecto. Todo esto genera un estado de angustia, llegando a sentir miedo y esperanza al mismo tiempo. Se trata de un estado liminal que puede servir para reflexionar sobre lo que nos pasa a nivel sentimientos y pensamientos, esto nos permite encontrar el camino para hacer cambios positivos en la vida tratando de superar ese estado de incertidumbre.

Daniel Colombo, nos presenta casos donde la liminalidad está en cada momento “wow” que hace que nos desprendamos de aquello que fuimos, y dejar aflorar lo que podemos ser. Es por esto, que nos aferramos a la transformación y nos conducimos inexorablemente hacia lo nuevo. Lo mismo, ocurre liminalidad en toda una sociedad, con la esperanza de un futuro mejor en cuanto a los cambios estructurales de un país y en su resurgimiento posterior.

Un resurgir para lo nuevo

Por último, Colombo nos habla que para navegar por los umbrales de la vida, la clave está en que la liminalidad hay que reconocerla como un proceso. Como es una secuencia es importante ser pacientes y abiertos de mente. Dejar que todo fluya. Algunos momentos del pasado estarán presente y otros desaparecerán por completo, necesario para poder construir lo nuevo, lo que está por venir.

Gentileza: Daniel Colombo, Facilitador y Master Coach Ejecutivo

Producción periodística: Patricia Fragapane Federiconi

Fotos: Pinterest

0 comments on “EL SUFRIMIENTO Y FELICIDAD NO DURAN PARA SIEMPRE

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *